“El andar del borracho “ Leonard Mlodinow (1ª ed. 2008)

viernes, 26 de agosto de 2011
En este libro podemos encontrar un riguroso análisis del azar, omnipresente y omnipotente, y de la forma en que nos enfrentamos a los sucesos azarosos que nos rodean y como tendemos a malinterpretarlos y explicarlos.
La tesis central del libro es que en nuestras vidas estamos constantemente sometidos al azar sin que seamos conscientes de ello por varios motivos. El primero y fundamental es que la selección natural ha actuado sobre el ser humano potenciando una característica básica para su supervivencia: la asociación de causas y efectos.
Sin duda un individuo que sea capaz de asociar el  acto de acercar una mano al fuego con una quemadura está más preparado para evitar futuros percances, y si esto lo realiza no solo mediante la aplicación de mecanismos racionales, sino que lo interioriza a través de mecanismos instintivos, sus reacciones serán más rápidas y eficaces.
Esta habilidad, fundamental, tiene como consecuencia indeseada una tendencia innata e instintiva a buscar siempre las causas que hay detrás de cada suceso, de forma que los mecanismos mentales de los seres humanos están poco preparados para aceptar sucesos que son fruto, simplemente, de factores aleatorios.
 A lo largo de este libro, endiabladamente divertido, se revisan distintos errores de apreciación relacionados con la percepción del azar y también con el cálculo erróneo de probabilidades que afectan a aspectos tan diversos como las rachas de éxitos deportivos,  el resultado de pruebas médicas (positivos y falsos positivos), y la medicina forense.
En algunos de los pasajes más divertidos de este delicioso libro puede verse los problemas de Apple con su opción de reproducción aleatoria en el iPod.
La verdadera aleatoriedad a veces produce repeticiones, pero escuchar la misma o mismas canciones del mismo artista sonar una y otra vez provocaba que sus usuarios creyeran que el barajador no era aleatorio. De modo que lo hicieron "menos aleatorio para que pareciese más aleatorio" explicó el fundador de Apple, Stephen Jobs..(pág. 193)
o la ignorancia (¿o malicia?) de los abogados de O.J. Simpson a la hora de manejar adecuadamente el cálculo de probabilidades
Aquí estaba el razonamiento de Dershowitz: 4 millones de mujeres son maltratadas anualmente por maridos y novios en Estados Unidos, sin embargo, en 1992 , según el informe estadístico de crímenes del FBI, un total de 1.432 o 1 entre 2.500, fueron asesinadas por sus maridos o novios. Por lo tanto "pocos hombres que abofetean o golpean a sus compañeras domésticas continúan para matarlas" ¿Verdad? Sí. ¿Convincente? Sí. ¿Relevante? No. El número relevante no es la probabilidad de que un hombre que maltrate a su mujer acabe matándola (1 entre 2.500), sino la probabilidad que una mujer maltratada que es asesinada sea asesinada por su abusador. Según el Uniform Crime Reports for the United States and its Posessions en 1993, (...) de todas las mujeres maltratadas asesinadas en Estados Unidos en 1993, el 90% fueron asesinadas por su abusador. Esta estadística no fue mencionada en el juicio. (pág. 136)
y qué decir de los famosos gestores de fondos que baten al benchmark de forma consistente....
(...)Bill Miller era el único administrador de la carpeta de acciones de Legg Mason Value Trust Fund, y cada año de su racha de quince su fondo ganó al Standard &Poor´s Composite Stock Price Index. Debido a sus logros, Miller fue anunciado como "El mayor administrador de dinero de los noventa" por la revista Money, (...) y como una de las treinta personas más influyentes en inversiones en 2001, 2003, 2004, 2005 y 2006 por SmartMoney. (pág. 196)
Al analizar en detalle el rendimiento de las carteras de Miller y el elevado número de gestores de fondos que participan en el mercado concluye
Realmente,  había más de 30 periodos de 12 meses durante su racha en los que perdió frente a la media ponderada, pero no eran años naturales, y la racha se basaba en el intervalo 1 de Enero - 31 de Diciembre. Así, la racha en un sentido era una artificial con la que empezar, una que por azar se definió de un modo que funcionó para él. (pág. 198)

(...) he calculado las probabilidades de que, por azar, algún administrador en las últimas cuatro décadas batiera el mercado cada año durante algunos periodos de 15 años. Esto aumenta las probabilidades de nuevo, respecto a la probabilidad que indiqué antes, al menos de 3 entre 4. Por tanto más que estar sorprendido por la racha de Miller, yo diría que si nadie hubiera conseguido una racha como la de Miller, ¡podríamos quejarnos justificadamanete de que todos esos gestores altamente pagados  estaban haciéndolo peor que si fuera sólo por suerte ciega! (pág. 200)
En definitiva, un libro imprescindible para entender mejor nuestra relación con el azar que puede ayudarnos a relativizar los éxitos y los fracasos, tal y como ilustra el experimento realizado por el Sunday Times, recogido al final del libro, en el que se enviaron a los veinte mayores agentes y editores un manuscrito del premio nobel de literatura V.S. Naipaul ocultando la identidad del autor. El manuscrito fue unánimemente rechazado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Visitas